La sierra del Molino junto a Calasparra es un excelente mirador de la vega alta del Segura y de los cañones del Quípar y Almadenes. Actividad de media jornada muy recomendable pese al tránsito por la zona devastada en los incendios de 1991 y 2012.

ficha

sierra del Molino, vega alta del Segura
diciembre de 2013
3 h
8 km
520 m
nublado, frío
en la zona superior recorrido fuera de camino con abundante matorral; actividad montañera que exige intuición para encontrar los mejores pasos
pincha aquí para ver el croquis
track aquí disponible

La sierra del Molino es una de las grandes prominencias del interior de la región de Murcia. Se yergue abrazada por el curso alto del Segura y tiene interesantes panorámicas hacia los cañones de Almadenes y Quípar así como al campo del Cagitán.

La ascensión habitual a esta montaña se hace desde el entorno de Calasparra bien por una pista que remonta toda la vertiente norte, bien siguiendo la divisoria principal. En esta ocasión, proponemos hacer la cumbre desde el embalse del Quípar, justo en la vertiente opuesta.

Para ello dejamos el coche a un kilómetro escaso de la presa, justo donde arranca el viejo camino del pantano inconfundible por ser parte del GR7 y además por avanzar en paralelo a una antigua conducción de agua y al barranco del Alcaire. El carril remonta suavemente entrando y saliendo por las torrenteras que cada vez presentan perfiles más acusados debido a la fuerte erosión y a los materiales blandos que abundan en la zona.

En un momento dado, encontramos un carril más estrecho que arranca a la derecha en fuerte ascenso. Este punto es fácilmente reconocible porque hay varios carteles de Medio Ambiente sobre temas cinegéticos y también sobre la restauración del monte quemado1Esta sierra ha sido una de las más castigadas de la región de Murcia por los incendios en los años 1991 y 2012..



Confluencia del río Quípar con el río Segura en la Mulata

Abandonamos así el GR7 y comenzamos a subir por un viejo camino de hormas reforzadas que gana la divisoria principal de la sierra de la Albarda, apéndice de la sierra del Molino hacia levante que se precipita sobre el cañón del Quípar. Una vez en la parte superior ganamos vistas hacia la umbría de la montaña cuya vegetación se conserva en las zonas más próximas al curso del Segura.

Nos salimos del carril y atacamos la zona superior ya fuera de camino y buscando el mejor paso entre la abundante vegetación arbustiva que incluye jaras, espinos, aladiernos, coscojas y lentiscos. Mi idea consiste en ascender por la marcada arista rocosa que se algo despejada. Por ahí le voy tirando y disfruto mucho con las vistas del pantano del Quípar.



Jugando con Moss en la cumbre

El día está inestable, llueve en la zona de Bullas y Ricote está cubierto a partir de los 800 metros. Espero que las nubes no vengan para acá. En cualquier caso, ya estoy casi arriba y me enfrento a unos contrafuertes que defienden la cima. Por la derecha veo paso colándome por el eje de una vaguada pero me obliga a marranear entre la coscoja y además hay bastante roca suelta. Prefiero continuar por la arista porque llevo una carta guardada. Estuve aquí hace más de diez años una vez y sé de un paso, una gatera estrecha que se cuela entre las paredes y que permite acceder a la cumbre por la línea más lógica2Fue para mí una victoria moral regresar a este lugar después de casi 15 años y comprobar que mis recuerdos eran reales. Es una constante en mis andanzas montañeras. Estar en sitios, grabar lo vivido en la mente y volver después de una montonera de años para contrastar las impresiones pasadas y presentes..

He buscado información sobre este cuele en internet y nada he encontrado. Me apetece llamarlo Portillo de la Albarda porque es la mejor forma de comunicar la sierra del Molino con la sierra de la Albarda. Además es el típico cuele entre altas paredes que utilizan las cabras para transitar de una zona a la otra. De hecho, fui capaz de descubrirlo gracias a sus excrementos.

Una vez atravesado el portillo en el que apenas se usan las manos ya se alcanza el vértice geodésico. Fotos, mandarinas, un poco de juego con Moss y regresamos al coche por el mismo camino aunque variando un pequeño tramo del descenso por probar alternativas mejores. Bonita actividad cerca de casa para hacer hambre. Muy recomendable.

fotos

[sep height=»30″]

en las sierra de casa