Paseo tranquilo por la sierra de Ricote siguiendo una de las vertientes menos transitadas, la que mira hacia Cagitán. Remontamos la Cañada de Priego hasta el Puerto del Caballo y luego hacemos la cresta hasta el collado del Moro. El regreso lo efectuamos por una antigua senda de herradura.

ficha

sierra de Ricote
noviembre de 2013
3 h
9 km
470 m
frío, viento
recorrido por una vaguada, luego por una senda de cazadores y finalmente por senda de herradura
pincha aquí para ver el croquis
track aquí disponible

Ya está bien. Hemos tenido la web parada un mes por buenas razones, pero he de reconocer que estaba deseando que se abriera un claro en el cielo laboral para poder colar una entrada de las cosas que hemos estado haciendo y de las muchas que tenemos pendientes. Por aclamación popular he decidido publicar lo último que he pateado con Moss. Fue este viernes pasado en una sierra que tenemos muy currada y a la que siempre regresamos: hablamos de Ricote.

Si bien la sierra de Ricote presenta sus mayores desniveles hacia levante y el sur, su fachada noroeste se desparrama con suavidad sobre uno de los entornos más encantadores de la región de Murcia, el campo de Cagitán. Los afilados colmillos y cresteríos de la zona alta se convierten en alomados montes de suaves perfiles repletos de coscojas, pinos, madroños, lentiscos y espinos que definen, junto con los llanos cerealistas, un mosaico agro-forestal de elevado valor ambiental y paisajístico.



Croquis de la actividad

Comenzamos nuestra actividad en la Bermeja, pedanía del campo de Ricote a la que se accede por carretera. Dejamos el coche justo donde el asfalto se convierte en tierra dando paso a la pista principal de la sierra. En lugar de caminar por la misma, enseguida atajamos por una antigua vereda que remonta en diagonal hasta un carril. Éste serpentea entre pinos a media ladera, pasa por un bebedero y justo cuando vadea el barranco del Veto lo abandonamos para introducirnos por la vaguada de dicho barranco.

Aquí el terreno está bastante despejado y muy abierto para ser un barranco. Se debe al tránsito continuado de los smokers1Así llamamos en esta web a los practicantes del Enduro, una actividad que suele ejercerse sin control por varios espacios naturales y que supone en muchos casos una agresión severa sobre el medio. que han despejado las ramas en los pasos estrechos. La verdad es que ahora mismo no me haría ninguna gracia encontrarme cara a cara con un pelotón haciendo ruido a mansalva y escuchándolos desde kilómetros mientras espantan a pájaros, jabalíes, culebras y zorros.



Remontando el barranco de Veto

Poco a poco el barranco pierde pendiente y se va abriendo hasta desembocar finalmente en el Puerto del Caballo. La continuación natural de la vereda — conocida también como Cañada de Priego — desciende por el barranco de Veto buscando el Ardal y el abrevadero de Fuente Caputa. Nosotros tomamos ahora hacia la izquierda y remontamos por el cortafuegos siguiendo una senda de cazadores que serpentea entre la coscoja. Pronto ganamos vistas hacia la vertiente sur de Ricote. Ante nosotros se nos presenta la agrietada cuenca del río Mula y los cultivos de frutales de hueso que salpican todo el campo entre Yéchar y Archena.



Moss hace equilibrios en la cresta

Una vez que hemos ganado la divisoria el fuerte viento nos obliga a caminar rápidos para no coger frío. Aún así, me entretengo con Moss haciendo fotos aprovechando que hay una luz muy limpia y nubes definidas sobre un azul cobalto. Además hacía meses que no llevaba la réflex y me estoy gustando con la cámara. La verdad es que, pese a los 2 kilos, es un lujo tomar fotos así y no con una compacta.

La cresta es de andar cómodo, sin pasos complicados ni lugares expuestos. Va subiendo y bajando pequeñas cotas hasta alcanzar una garita abandonada idéntica a la que existe en el Morrón de Alhama. Es ésta la típica construcción realizada en los tiempos de las repoblaciones a comienzos del siglo XX, señal inequívoca de que Ricote fue la segunda afortunada — después de Espuña — en recibir este tratamiento forestal.

Finalmente el terreno comienza a descender hasta el Collado del Moro donde hay un cruce de varias pistas y también sale la vereda de la Mezquita por la solana de la sierra. Nosotros caminamos unos metros por la pista principal hacia el collado de Linuesa y en unos cien metros cogemos a la izquierda por una senda de herradura que nos devuelve prácticamente al punto de partida.

fotos

[sep height=”30″]

en la sierra de ricote