Ascensión integral de las cumbres de la sierra del Gavilán, alineación montañosa próxima a Caravaca que marca el inicio de la transición desde el ambiente mediterráneo hacia la dura continentalidad de Segura y Cazorla. Se trata de una actividad todo-monte con sendas muy poco definidas en la que se precisa buena orientación.

ficha

sierra del Gavilán, noroeste de Murcia
marzo de 2013
7 horas
17 km
930 m
fuerte viento de poniente
mucha nieve en las cumbres
ver el track en wikiloc
aquí está

Como el tiempo está siendo complicado las últimas semanas nos planteamos salidas de un día. El noroeste es un área de la región de Murcia en la que te metes bajo los pinos y puedes caminar bajo su sombra hasta Pozo Alcón, Úbeda o Alcaraz. En apenas media hora de coche dejas el ambiente mediterráneo y te sumerges en una media montaña que, en inviernos duros como este, muestra sus colmillos afilados.

La idea es hacer la integral de la sierra del Gavilán. Comenzamos desde el Llano de Béjar donde la urbanización ha proliferado aunque no tanto como se esperaba. Dejamos el coche en la pista de tierra que va hacia Archivel y caminamos con sol y calor. Enseguida nos introducimos por un carril que lleva a unas colmenas y, posteriormente, lo abandonamos siguiendo una senda que se adentra por un barranco.

El itinerario está bien marcado con pinturas de PR. La última vez que lo hice fue allá por septiembre del 2009 pero el aliciente de la nieve le da un matiz muy atractivo. Noto que la rambla está mucho más pisada y es que, los sitios, acaban conociéndose. Estupendo.



Lourdes y Moss en el denso bosque de Pinar Negro

El barranco por el que se asciende siempre mira al sur por lo que apenas tiene nieve y sí mucho sol. Como sopla fuerte de poniente apenas lo notamos y pasamos calor. Pero conforme ganamos altura los grados bajan y las nubes hacen acto de presencia. Nos abrigamos y disfrutamos de los pinares, la soledad y la zona de cumbres en Pinar Negro que hoy está adornada de una nevada reciente.

Renunciamos al vértice por varios motivos: 1) porque es más bajo que el resto de cumbres, 2) porque hay mucha nieve y vegetación arbustiva, 3) porque no tiene buenas vistas y 4) porque nos da la gana. De esta forma, nos encaminamos hacia el norte donde descubrimos las primeras huellas de alguien que se nos ha adelantado subiendo por otro sitio.

Alcanzamos el collado desde el que parte la senda de los puntos azules y unos metros más adelante vemos llegar gente desde las Morras del Gavilán. Empezamos a ver cintajos en los árboles y comprendemos que estamos inmersos en el recorrido de una marcha, concretamente, la que organiza Adenow todos los años a principios de Marzo.



Nos cruzamos con la marcha de resistencia de Adenow

Los vemos llegar tranquilamente y nos apartamos a un lado. Son unos 200 y los dejamos pasar. Le susurro a Lourdes: seguro que aquí conocemos a alguien. Y así es. A los pocos segundos reconozco a María del Mar y Joaquín, insignes miembros del comando totanero junto con Asensio que están haciendo la travesía. Nos reímos un buen rato con las pelucas y el cachondeo típico de estos montañeros y nos despedimos esperando tener más tiempo para compartir en la próxima.

Tras el encuentro ahora sólo nos queda caminar por la trinchera que han dejado abierta en la nieve el numeroso grupo, aunque enseguida nos detenemos para comer porque los estómagos ya van rugiendo. En la umbría vemos bajar al grupo por la senda de los puntos azules. Entre tanto, nosotros nos comemos el bocata en los cantiles que miran hacia la rambla de Béjar con el solecito de cara.



Remontando hacia la cumbre principal

Unos 100 metros de desnivel nos separa de la primera cumbre del Gavilán (cota 1479 en el IGN). A levante de la misma se aprecian unas paredes preciosas en las que seguramente habitan montesas1Reconozco también en este punto el descenso que propone la guía Caminos hacia el interior. No entiendo por qué tiran el recorrido por este despeñaperros en lugar de utilizar la senda de los puntos azules, mucho más racional y marcada. En fin.. Sudando de lo lindo y a mitad de la digestión hacemos cumbre y ganamos vistas al norte. Nos entretenemos en quitar unas pocas cintas que la organización ha olvidado y cambiamos el rumbo para dirigirnos hacia la cumbre más alta de la sierra. Ésta se gana después de un breve collado de 1404 metros y un remonte último de casi 100 metros desde donde divisamos todas las grandes sierras del noroeste y una porción generosa de las vecinas Albacete, Jáen y Granada.

El descenso hacia el collado del Gavilán lo efectuamos por un espolón marcado y muy definido que mira hacia el noroeste. Es un terreno rocoso de mucha pendiente que encima con la nieve tan pisada por el grupo lo encontramos traicionero y resbaladizo. Lo hacemos con mucho cuidado porque incluso tiene un par de secciones algo expuestas y finalmente alcanzamos el collado y la pista.

Ya sólo nos queda mentalizarnos para hacer el alpargatazo siguiendo todo el cauce de la bonita rambla de Béjar. Pasamos junto a la Casa del Vicario, el cortijo de Bollaín y la Cueva Valero. Finalmente, cansados de tanta pista, nos salimos por la rambla y nos enredamos un rato por los espartos para alcanzar el coche ahorrándonos un kilómetro de carril. Mejor que mejor.

fotos