El Cajal es una montaña con una perspectiva cambiante según la miras desde un lado ú otro.

Si le echas el ojo de frente desde Ulea parece un buen murallón — de hecho, lo es — aunque si la pillas de perfil — desde Ricote pueblo — entonces le ves el lomo mucho más manso y doméstico.

ficha

sierra del Cajal, valle de Ricote, Murcia
23 de enero de 2011
4 kilómetros
382 metros
1h30m
nublado, frío
ver el track en wikiloc
pinchar aquí

¿Qué hacer un domingo por la mañana si te levantas tarde y con cuerpo de arrastrao?

Lo más lógico sería ponerse el chándal de los domingos e ir a comprar el Marca para leerlo tranquilamente en un banco del parque. Eso es lo lógico. Pero uno que es matemático deja los viernes todos los razonamientos y silogismos en el despacho para retomarlos el lunes y dedica los fines de semana a una actividad tan poco justificable, futil e irracional como subir montes porque sí. ¿Y por qué los subes? dirían algunos. Pues porque están ahí respondió Mallory.

En esta ocasión no hablamos de grandes cimas ni de montañas con nombre. Hoy no es día para eso. Son ya las 12 del mediodía y quiero volver a comer a casa; todo lo más, puedo darme un paseo. Elijo como destino el Cajal, una montaña que subí hará la tira de años en mi época de adolescente y que me pareció bonita y vertical. Además la veo muy a menudo en el camino de Cieza a Murcia y viceversa. Cuando paso por el cruce de Archena destaca con fuerza elevándose sobre el valle del Segura.



Vista del Cajal e itinerario de ascenso (fotografía de Antonio del Ramo)


El Cajal es una montaña con una perspectiva cambiante según la miras desde un lado ú otro…

El Cajal es una montaña con una perspectiva cambiante según la miras desde un lado ú otro. Si le echas el ojo de frente desde Ulea parece un buen murallón — de hecho, lo es — aunque si la pillas de perfil — desde Ricote pueblo — entonces le ves el lomo mucho más manso y doméstico. En cualquier caso, uno de los mayores atractivos de esta montaña es que sirve de soporte a las dos infraestructuras hidráulicas más importantes del sureste español: los Canales del Taibilla por un lado y el Tajo-Segura por otro.

El primero aprovecha el relieve del Cajal para mantener la cota y superar en dirección transversal el valle del río Segura en un impresionante sifón que atraviesa el río a la altura de Villanueva y Ulea. Para lograrlo tuvieron que abrir un túnel de muchos kilómetros en las entrañas de la sierra y seguir bajo su divisoria hasta asomar en la vertiginosa caída de ésta hacia el pueblo de Villanueva. El segundo — el ramal de la margen derecha del Tajo-Segura — necesita cruzar la sierra del Cajal de forma perpendicular y para ello abrieron otro túnel, mucho más corto, que pasa por debajo del anterior. Las aguas de este ramal del trasvase se dirigen hacia la comarca del Guadalentín y Almería siguiendo el camino de mínima pendiente. Los ingenieros que saben mucho.



Ojós y la Sierra del Chinte junto al Solvente, uno de los estrechamientos más famosos del Segura

Nosotros vamos a subir a esta cumbre por la arista oriental, un espinazo marcado por el que desciende la tubería de los Canales del Taibilla con máxima pendiente. Si el agua busca un descenso vertiginoso hasta la base del sifón para ganar energía cinética a porrillo y así remontar hacia la margen izquierda, nosotros lo que vamos a hacer es buscar la máxima pendiente para llegar al pico lo antes posible que Lourdes nos está esperando con un arroz y costillejas de ibérico y ya sabéis que no es plan de hacer esperar a la señora cuando encima te tiene la mesa puesta.



Mirando hacia los bad-lands de la rambla de Carcelín

Los primeros metros avanzan por un terreno descompuesto sorteando los escombros del túnel. En algunos puntos avanzamos por encima del canal y lo utilizamos como si de un amplio puente se tratara. Aquí apenas hay árboles y la roca agarra muy bien. En apenas tres cuartos de hora estoy en la cumbre tomando algunas fotos mientras Moss peina todas las aristas para controlar el panorama.

El descenso lo hago por el mismo camino. Me detengo más veces para tomar algunas fotos aunque la luz no es muy buena: el día está plomizo, poco contraste y colores apagados. Cuando llego al coche hago una llamada: voy para allá. Moraleja: un domingo resacoso con monte es mucho mejor que un simple domingo resacoso.

fotos