El Banderín o la Machada es una cumbre señalada de la divisoria de Sierra Seca, cuando ésta pierde altura desde Cerro Laguna para dejar paso a la carretera de la Losa y luego se vuelve a elevar hacia el Castellón de los Mirabetes y la Guillimona.

ficha

sierra Seca, Granada
enero de 2005
660 m
19 km
7 h
anticiclón, frío
orientación sencilla siguiendo la divisoria aunque por campo a través; terreno malo de andar; mejor en jornadas sin viento
pincha aquí para ver el croquis en mapa
ver el track en wikiloc

El Banderín es una cumbre señalada de la divisoria de Sierra Seca, cuando ésta pierde altura desde Cerro Laguna para dejar paso a la carretera de la Losa y luego se vuelve a elevar hacia el Castellón de los Mirabetes y la Guillimona. Una posibilidad sencilla para ascenderla consiste en dejar el coche en lo alto de la Losa y acometer desde ahí toda la divisoria. Es un pateo largo pero sin apenas desnivel. Otra opción es salir desde la pista del Peñón del Toro, por debajo del cortijo de la Losa, y ganar la divisoria por alguno de los barrancos con pinos que descienden desde Sierra Seca. El único problema es que últimamente han proliferado las vallas por la zona y puedes verte encerrado. Únicamente el barranco del Tornajuelos parece haberse librado de este afán por ponerle puertas al campo siendo factible la ascensión desde el cortijo del Escribano.

Comenzamos a caminar en el kilómetro 31 de la carretera del puerto de la Losa y tenemos que superar la profunda vaguada de la Cañada Longuilla. Improvisamos por las laderas con fuerte pendiente y pronto nos ponemos a caminar por el complicado terreno de roca que hay en la divisoria. Mientras que a nuestra derecha tenemos el comienzo de los Campos y la misteriosa Cañada Lamienta, a nuestra izquierda contemplamos la Sagra cuyas vistas son el principal aliciente de esta ascensión. Esto lo decimos porque posiblemente sean las mejores ya que se aprecia perfectamente la cara norte de esta significada montaña y todas sus posibilidades.

Tras la comida y al ser un ruta bastante larga que con nieve sale todavía más entretenida, se nos hace de noche antes de volver al coche y vivimos un atardecer inolvidable de invierno mientras todas las tonalidades viraban del cálido amarillo, pasando por el naranja y terminando en el azul que da paso a la noche.

fotos

[sep height=»30″]

en sierra seca