Sencilla circular a la sierra de la Guillimona haciendo tres puertos: Collados de la Sagra, la Losa y el Pinar. Siempre por caminos de asfalto con fácil orientación.

ficha


sierra de la Guillimona
septiembre de 2007
5 horas
60 km
1400 m
estable
siempre caminos de asfalto, orientación sencilla con mapa de carreteras
track no disponible
croquis no disponible

La Vuelta viene al Sur de la península y los organizadores han diseñado una etapa especial: de Puerto Lumbreras a Villacarrillo atravesando las subbéticas de este a oeste por la Puebla, Santiago, Hornos y el Tranco.

El hermano está atento y propone acercarnos a ver la etapa al Puerto del Pinar que lo tenemos cerca… y el resto de peña que está muy deseosa acepta el envite y además se apunta a un desafío pendiente: hacer la clásica de los tres puertos.

Los tres puertos son el Pinar, la Losa y los Collados de la Sagra con alturas de 1600, 1700 y 1500 metros respectivamente. Como la Vuelta va a pasar al mediodía y no estamos seguros de llegar a tiempo, para no quedarnos cortados por la caravana optamos por dejar los coches en el cruce de la carretera de la Losa con la del Pinar. Allí apañamos las bicis y empezamos a rodar.

dsc_0167-medium.JPG
Preparando los ropajes y las bicis...
dsc_0168-medium.JPG
Dispuestos para partir

En esta imagen aparece el pelotón: Alejo Ivan Basso de tubo, Bartolo Piepoli, Roseta, Manolo cartones y Migueli el panadero. Las responsabilidades de los motes a mi representante.

dsc_0169-medium.JPG
Están ya colocadas las pancartas de premio de la montaña en el Puerto del Pinar

El primer puerto que hacemos es la Vidriera. Vamos tranquilos porque sabemos que queda mucho y además hace bastante fresco. De hecho, ayer estuvo todo el día lloviendo y andamos temerosos de mojarnos. Cuando llegamos a la cima ya han puesto las pancartas del premio de la montaña y hay mucha gente esperando la Vuelta. Menudo ambientazo.

dsc_0171-medium.JPG
Con este ambientazo más de uno se contagia y le da por pensar que está haciendo el Aspin o el Aubisque.
dsc_0175-medium.JPG
En la cima del puerto una foto del equipo (foto de Miguel Gual). De izquierda a derecha: Alejo, Manolo, Roseta, Bartolo y Luiso.
dsc_0176-medium.JPG
Recogiendo agua en la fuente del Hotel de los Collados de la Sagra
dsc_0177-medium.JPG
La Sagra con algunas nubes bajas

Pero no nos vale despistarnos porque todavía nos quedan más puertos. Con mucha tranquilidad y solo algún petardazo de Manolo cartones hacemos los collados de la Sagra. En el hotel nos refrescamos y cogemos algo de fuerza porque nos queda el plato fuerte del día: la Losa.

Y la verdad es que está siendo un día magnífico presidido por la figura siempre presente de la Sagra, esa montaña mágica que a todos nos tiene cautivados.

dsc_0179-medium.JPG
Migueli terminando el tercer puerto.

Pero no hay tiempo para la poesía y sí para el dolor de las cuestas. En la Losa se desatan finalmente las hostilidades en el pelotón y vamos subiendo a cuentagotas. En esta foto Migueli que está hecho todo un campeón y que ya empezaba a despuntar como la gran revelación de este final de temporada donde está arrasando en las últimas carreras.

dsc_0180-medium.JPG
Ahora le toca a Javi

Y aquí está Javi Ríos, Roseta, que después de un verano cargadísimo ha bajado el ritmo para comenzar su preparación de invierno con garantías de hacer una buena temporada de primavera en las clásicas.

dsc_0182-medium.JPG
Manolo "cartones" que gastó sus cartuchos en el puerto previo...

Y atención porque este hombre es Manolo “el cartones”, todo un máquina de acelerar los corazones y estimular la competición hasta en una hilera de hormigas… Subió sobrado, pero eso es porque iba dopado para las medias.

dsc_0183-medium.JPG
Alejo que aguanta el tipo hasta el final

Y este que vemos subir con cara de hastío es el hermano que está de vuelta en todas las carreras ya que lo suyo son las marchas nocturnas donde nadie puede hacerle sombra.

dsc_0184-medium.JPG
Refrigerio final

Finalmente, nos tomamos la merecida recompensa de neveras, bocatas, cervezas y un chorizo de Huéscar de cuya grasa más de uno todavía no se ha podido desprender. Un día fenomenal.