Os copio literalmente la entrevista realizada en un medio digital de mi ciudad natal, Cieza. Espero que la disfrutéis:

De la Atalaya al Himalaya

Dos pasiones tan divergentes, en principio, como las matemáticas y el alpinismo tienen luego bastantes puntos implícitos de encuentro, más de los que podríamos sospechar a primera vista. Así lo cree el ciezano José Antonio Pastor, profesor de la citada asignatura en la Universidad de Murcia y alpinista. Él y el también ciezano Félix Gómez abrieron en agosto en el Himalaya, en la cordillera de Tien Shan, una nueva ruta virgen hacia una cumbre a la que bautizaron como ‘Cieza peak’. Esta semana contó la experiencia en el Siyâsa.

Antes de comenzar la charla

Como amante de la montaña, José Antonio ha ascendido a todos los macizos españoles, ha recorrido el Atlas, los Alpes y el Himalaya. Es además un aficionado de la BTT dando pedales por Marruecos o siguiendo el curso del Danubio, recorriendo caminos históricos como la Vía de la Plata o asomándose a destinos tan dispares como Eslovenia y Córcega.

La cima conquistada, la quinta más significativa del planeta, está situada en su mayor parte en Kirguistán, muy cerca de las fronteras con China y Kazajistán. La hazaña tuvo lugar el pasado mes de septiembre.

Siguiendo la tradición en las montañas de la extinta Unión Soviética, las cimas permanecen normalmente sin nombre hasta que no se efectúa la primera ascensión. Los primeros ascensionistas tienen el privilegio de registrar el nombre. Este caso no iba a ser diferente, de modo que la montaña ha quedado registrada con el nombre de ‘Cieza Peak’, dado el origen de los dos montañeros.

Hay bastante relación entre las Matemáticas y el alpinismo aunque pueda parecer que no admite José Antonio Pastor. En el alpinismo es prácticamente todo Física. Entonces, necesitas saber muy bien lo que estás haciendo y, por ejemplo, cuando montas reuniones o algunas instalaciones en la pared, te estás basando solo en cuestiones puramente racionales. Una mente científica siempre ayuda a hacer las cosas mejor indudablemente.

Reconoce que ya no sería capaz de vivir sin sus viajes, sin los paisajes y países recorridos, sin las cimas conquistadas. Es difícil porque es lo que siempre he hecho desde que tengo recuerdos. La vida me ha llevado por este camino y no me gustaría, por nada del mundo, abandonarlo.

Cree que la comunión de todas las actividades que practica con el ente Naturaleza puede observarse también como una bandera, un alegato a favor de la Ecología y el Medio Ambiente. Yo considero que va todo unido. El que es montañero o ciclista de montaña de pura cepa tiene un respeto especial por la Naturaleza y el paisaje.

El público va llenando la sala

Del vasto currículum de aventuras, se queda con la última hazaña en el Himalaya, porque, mediáticamente, es lo que más ha impactado y lo que más repercusión ha tenido. Se trata de la apertura de una nueva vía y el trabajo fue muy exigente. Es una historia bastante fuera de lo común, debido a que la gente que va al Himalaya suele buscar retos muy trillados con bastante altitud porque, así, de alguna manera, son capaces de vender el proyecto. En nuestro caso, preferimos buscar montañas de menos altura, con menos nombre, pero que fueran vírgenes. El ascender una montaña que todavía no ha pisado ningún humano conlleva muchas dificultades, ya que ni siquiera teníamos base cartográfica con la que trabajar y nada más que el hecho de aproximarte a la base de la montaña es un desafío enorme. Una vez que estás allí, tienes que realizar un trabajo completo de documentación a través de fotografías y buscar las líneas frágiles para llegar a la cima. Incluso cuando ya estás en la cumbre, tienes que improvisar muchas veces para descender por el sitio correcto. La ascensión fue un poco peliaguda, ya que era por un glaciar con bastante inclinación y nos caían algunas veces piedras de la torre de arriba, lo que nos obligaba a ir evitándolas continuamente, no teniendo más opción que realizar el recorrido más difícil de subida. El descenso también se complicó, ya que tuvimos que improvisar cuando comprobamos que la línea de bajada que teníamos prevista era impracticable.

De todas maneras, reconoce que no tengo ninguna necesidad de conseguir grandes retos, antepongo siempre el poder compartir cualquier experiencia de este tipo con una buena amistad o con mi familia. No obstante, la satisfacción al llegar a esta cima fue enorme. Para los alpinistas, la altura es completamente secundaria. Hay montañas muy hermosas que tienen 5.990 metros que no se suben porque al lado hay otra feísima que tiene 6.010. En el mundo del alpinismo, prima más la dificultad de la ascensión que la altura. Nosotros hemos subido una montaña que no es muy alta, ronda los 5.000 metros, pero el itinerario es muy exigente y comprometido.

Finalmente, explica que es más difícil compaginar esta actividad con la familia que con el trabajo. Ésa es la clave. Necesitas tener una familia que te comprenda, que entienda que esto es parte importante de tu vida y que, de alguna manera, te apoye en esta pasión, que es una forma de vivir. Se hace complicadísimo estar metido en un fregado de este calibre sin contar con el apoyo de los tuyos.

Fecha: 18 de Noviembre de 2013