Escalada de un itinerario de dos largos en los Garres, pedanía de Murcia enclavada a los pies del parque natural del Valle-Carrascoy. Se trata de una vía equipada con un segundo largo muy estético de los que te obligan a sacar el culo al aire. Ambiente tranquilo, solitario y roca de buena calidad.

ficha

parque regional del Valle-Carrascoy, Murcia
septiembre de 2013
3 h
cubierto, calor
L1, 30m, IV y L2, 30m V. Buena roca. Orientación norte. Itinerario equipado con parabolts.

Sábado por la mañana con cielo cubierto y temperatura agradable. Hablo con Nino y nos acercamos a echarle un vistazo a la Frontal de los Garres, un zócalo en forma de V invertida con una altura media de 60 metros que se aprecia en la distancia a los pies de la Cresta del Gallo. La escalada aquí comienza en la década de los 70 y han pasado muchos años de olvido hasta que Julián Ruiz primero y Félix Gómez de León después han equipado algunas de las vías más sobresalientes de la zona. Para una información completa sobre este tema y otros muchos como el acceso a la pared os remitimos al excelente artículo que ha escrito Félix en la página del Club Montañero Murcia.

Nosotros vamos a darle un tiento a la vía Fran. Quizás se pueda hacer con una cuerda de 70 m saliendo por arriba, pero el recorrido sinuoso y la necesidad de portear muchas cintas desaconseja esta opción. Para llegar a pie de vía hay varias opciones, aunque lo más sencillo es llegar hasta la urbanización La Basílica, entre Algezares y los Garres y desde allí coger la senda que sube hacia la Cresta del Gallo (pincha aquí si quieres ver un croquis del acceso). Enseguida nos desviamos a la izquierda, pasamos bajo la Pared de los Lages donde hay una escuela de deportiva y continuamos hasta la Frontal de los Garres, inconfundible por recibirnos con un magnífico arco de roca de extraordinarias dimensiones donde hay una vía cañera en artificial.

A continuación, os pongo los croquis de los dos largos por separado:



Croquis del primer largo


Croquis del segundo largo

El primero sube por un pequeño espolón que remonta hacia la base de la zona más empinada de la pared. Justo donde comienza la sección más entretenida está la primera reunión que consiste en un par de parabolts. Es un sitio cómodo para asegurar el segundo largo, mucho más exigente, que comienza por terreno más vertical y por roca en buen estado aunque lo poco transitado de la pared aconseja prudencia a la hora de apretar los cantos (yo mismo me quedé con alguna piedra en la mano).



Acrobacias de Nino

En un momento dado te metes en una pequeña bóveda que tapa toda la progresión en vertical y sales hacia la derecha en travesía donde tienes que asomar el culo hasta el punto de que si se te escurre la anchoa ésta no toca la pared. Esta sección exigente la resuelve Nino con maestría y enseguida monta reunión al final del muro donde me va recuperando la cuerda. Cuando llego a la zona apretada noto los 3 meses que llevo sin tocar la roca caliente y estoy tentado de gritarle a Nino que me pegue un tirón pero me aguanto. Al final, sudando a mares y dejándome la piel en las esparragueras silvestres asomo la cabeza por el filo de la tapia. ¡Hecho!

El descenso se efectúa por una pequeña vaguada que hay a la derecha de la pared conforme la hemos escalado. Siguiendo una traza bastante clara volvemos a salir justo donde está el arco de roca que antes hemos mencionado.

fotos