Como ya es costumbre en esta web vamos a hacer un breve repaso de lo que nos ha cundido en este 2010 no sin antes desearos una feliz entrada del año 2011 en compañía de la gente que queréis y, por supuesto, de las montañas.


Sí que pasan rápido, sí. ¿Es señal de que estamos muy mayores? Posiblemente, en mi caso, sí. Pero bueno, si algo me demuestra esta actividad es que se puede disfrutar con un buen paquete de años en la mochila y que todo está en las ganas que le ponemos a las cuestas y los madrugones.

Como ya es costumbre en esta web vamos a hacer un breve repaso de lo que nos ha cundido en este 2010 no sin antes desearos una feliz entrada del año 2011 en compañía de la gente que queréis y, por supuesto, de las montañas.

Enero comenzó con una ascensión al Caballo, el tres mil más occidental de Sierra Nevada, desde la mismitica Nigüelas. Por supuesto, además del tremendo alpargatazo desde lo más hondo de la montaña, lo mejor fue la compañía.

En la cima del Caballo

Aunque unos días antes nos marcamos una excursión preparatoria para digerir la cena de Nochevieja: se trataba de un paseo para subir a los Almeces por el barranco del Pozo aunque al final hicimos todo el recorrido por la pista de la umbría.

Contraluz de Lourdes en el barranco del Pozo

Un par de semanas más tarde vino la celebración de nuestro cumpleaños como pareja en la Sagra con parada y fonda en los Collados de la Sagra. Lo cierto es que tal y como estaba la montaña nos ganamos la cena y la cama con todo merecimiento.

Alegría tras la actividad

A finales de Enero tuvimos el placer de conocer a Jordi en su tierra natal, Alcoi, donde compartimos una ruta estupenda por las faldas del Menejador y la Font Roja. Muchas gracias amigo por esa invitación y por hacer de guía.

Evitando el remojón gracias a las cadenas

Unos días más tarde, aprovechando el puente de Santo Tomás, viví con Moss un vivac intenso y recio en la cumbre de las Banderillas aguantando a duras penas un temporal de Poniente que tapizó la Sierra de hielo, nieve y niebla. Además me tocó hacer la actividad con el petate porque se me olvidó la mochila. ¡Menuda cabeza!

Moss me espera en la puerta del refugio pequeño de las Banderillas

En el mes de Febrero coincidí con Félix que, una vez más, me dio la oportunidad de aprender, experimentar y vivir en primera persona las emociones de la montaña técnica y comprometida haciendo el corredor Himalaya de la Sagra. Pasamos una jornada de sol a sol, sin viento, con el único sonido de los martillazos del piolet para equipar las reuniones.

Félix asegurando en una reunión

A finales de Febrero nos desplazamos a la vecina Sierra de María para hacer una de sus cumbres más bonitas: el Maimón desde Vélez Blanco. Una actividad preciosa e inédita que nos deparó una jornada estupenda en familia.

Cumbre del Maimón en familia

Para terminar el mes estuvimos haciendo un curso de técnicas de nieve y hielo en el barranco del Alhorí con la gente de mi club. Siempre es importante aprender técnica y más si es posible hacerlo con seguridad y gente competente. Aquí estamos todos en la foto de graduación.

El grupo del curso al completo

Unas semanas de descanso nos llevaron hasta Marzo y el puente de San José que se presentó con muy mal tiempo así que tuvimos que anular nuestros planes ambiciosos por Sierra Nevada. A cambio, nos dimos un paseo estupendo por las alturas del Calar del Mundo en una jornada magnífica con su poquito de lluvia al final.

Ascendiendo al Calar del Mundo desde la Casa de la Noguera

Y vino Abril con la Semana Santa y nos planteamos una travesía recia y larga de 7 días de duración para intentar atravesar toda la Sierra de Norte a Sur. Empezamos en las proximidades de Paterna del Madera, al norte de la Sierra de Alcaraz y fuimos atravesando sucesivamente el Calar del Mundo, el Calar de la Sima, los Calares del Espino y del Cobo hasta llegar a Pontones. Ahí, tras seis días de aventura, dimos por finalizada la historia. El resto queda pendiente para una próxima ocasión.

Almorzando en los Voladores. Calar de la Sima

Para aprovechar la semana de primavera que todavía eran vacaciones en Murcia e inaugurar además la temporada con la burrita nos acercamos a Castril para exprimir el verde saturado de la primavera en los prados de altura haciendo una circular a Sierra Seca.

Por encima del cortijo de la Asperilla

En el puente de Mayo, mientras Granada entraba en ebullición con las cruces, nos acercamos a la vertiente norte de Sierra Nevada para efectuar una travesía con vistas a las grandes paredes. La senda que sube hacia las Herrerías es toda una delicia de panorámicas.

Mirando hacia las nortes

Un par de semanas más tarde nos tocaba acercarnos a Madrid por motivos laborales. Encajamos el viaje con un fin de semana para darnos una vuelta por Gredos con vistas a hacer una cumbre sencilla. El Morezón fue toda una sorpresa para nosotros en una Sierra de Gredos con ambiente invernal.

Felicidad tras la cumbre

En ese viaje a Madrid puede recoger los primeros ejemplares del libro del Danubio que estaba a punto de salir:

Portada del libro sobre el Danubio

A finales de Mayo y antes de que entraran los calores quisimos aprovechar el verdor de los estupendos pastos de las alturas de Castril y Santiago. Para ello diseñamos una travesía integral de Sierra Seca con Sansón y amigos.

En descenso hacia los Prados del Conde

Viendo que ya finalizaban las clases Félix y yo aprovechamos que Sierra Nevada estaba todavía de nieve hasta las trancas y atacamos el Gran Espolón de la Alcazaba desde el arroyo de San Juan en un fin de semana memorable.

Félix en plena faena

A mitad de Junio el tiempo todavía aguantaba fresco y la primavera se nos mostraba en su máximo esplendor, sobre todo en las zonas altas de la Sierra. Acompañamos a un grupo muy numeroso para que hicieran su primera Sagra en una época que, para mí, no es la habitual, aunque he de reconocer que estaba preciosa.

Sagra de verano

Ya empezaba el calorcito y cogíamos cada vez con más asiduidad la bicicleta. Para poner a prueba nuestra preparación nos juntamos una buena panda en Santiago, el comando revolusionario, con el objetivo de cerrar la Serrana in the Limit, un recorrido súper ambicioso diseñado por el sargento Ernest y que a nadie dejó indiferente.

Descenso del Borosa

Con la llegada del verano emigramos al Norte, a las montañas del Pirineo. Lourdes tenía unas cuentas pendientes con Ordesa así que, además de darnos unos cuantos paseos por esos valles que tanto nos cautivan, diseñamos una travesía de varios días cargando con todo el hierro y pasando por Bujaruelo, Gavarnie y, evidentemente, el cañón de Ordesa.

Lourdes, Moss y la cola de caballo

A la vuelta de Piris vino Agosto y me enganché en una nueva aventura cicloturista por el Ibérico haciendo un circuito por las provincias de Cuenca, Guadalajara y Teruel. Una semana de pedales y risas con mis amigos de siempre para cumplir con una tradición que ojalá no perdamos nunca.

Tras la fabulosa comida en Griegos, la fiesta
Tras la fabulosa comida en Griegos, la fiesta

Después de la bici Lourdes y yo todavía teníamos dos semanas de vacaciones. Habíamos visto hace unos meses en la 2 un documental precioso sobre una comarca llamada las Merindades en el norte de Burgos. Pues para allá que nos fuimos con vistas a recorrerla ayudados de un estupendo GR, el 85.

Felices por ser la última etapa

Tras el verano vinieron algunas salidas en Septiembre con trabajos de campo de las que — todavía — no dispongo el material para liberarlo en esta web. No obstante, fue una agradable sorpresa para mí descubrir entre mis alumnos de Matemáticas algunos con muchas ganas de montaña. A las dos semanas de estar dándoles clase, en Octubre, habíamos cambiado las superficies y la topología por las mochilas y las botas para ascender la Sagra por cuarta vez en este año.

Alegría por llegar arriba

Cuando ya empezaron a entrar los fríos nos animamos para marcarnos un vivac en lo alto de una cumbre preciosa: la Cabeza de la Mora. Además, cerramos la actividad haciendo un circuito por el prado de Juan Ruiz, uno de los lugares más bonitos de Segura al que siempre nos gusta regresar.

Jugando con Moss al amanecer

A la semana siguiente cumplíamos con parte del público de esta web al hacer un especial sobre la vía verde del Noroeste ya que es la búsqueda número uno por la que entra la gente en MONTAÑASdelSUR. Para ello nos metimos entre pecho y espalda el recorrido desde Murcia hasta Caravaca en el puente de Noviembre.

Cerca del Carrascalejo, en Bullas

Aprovechando ese breve punto de forma sobre las burritas nos acercamos a la Matea, en la vega de Santiago, para hacer un fin de semana recorriendo los Campos y las Banderillas. Resultaron dos días perfectos de bici, comida serrana y risas.

Descenso de las Banderillas

En Diciembre hicimos un curso sobre maniobras con cuerda y las prácticas consistieron en ascender a dos cumbres en las que es preciso escalar. Una de ellas, el Almorchón, es una de mis montañas de toda la vida. Por fin nos pusimos en su cima.

Aprendiendo de cuerdas

Con mis alumnos de Topología de Superficies y con compañeros de la carrera salimos para reivindicar el espíritu de las salidas Montemáticas haciendo una circular por toda la divisoria principal de la Sierra de las Cabras. Una magnífica actividad.

El grupo en el vértice de las Cabras

Y ya, en Navidades, hemos estado en Sierra Nevada comiendo hielo y nieve en compañía de dos animalillos de la vertical como Félix y Nino aunque todavía no tengo las fotos listas — ya saldrán. Una primicia podría ser esta:

Nos vamos para casa... que es Navidad
Nos vamos para casa... que es Navidad

Pues lo dicho. Ha sido un año fantástico y lo único que podemos decir es que esperamos tener mucha salud y ánimo para el próximo. Si aparecen muchas entradas en esta web será una buena señal. Muchas gracias por estar ahí al otro lado pendientes de nuestras andanzas por las MONTAÑASdelSUR. ¡Hasta pronto!