Un paseo por el corazón de la cuenca alta del Guadalentín cuando enseña sus mejores galas. Salimos del Molinillo por la margen derecha hasta las Acebadillas, vadeamos el río bajo los Poyos del Raso y regresamos por la margen izquierda pasando sobre el Estrecho de Pérez.

ficha

sierra del Pozo
mayo de 2013
5 h
13 km
650 m
estable
senda muy perdida en el regreso
ver el track en wikiloc

[Foto de portada: Joaquín Guerrero Torrecillas]

El pasado fin de semana estuvimos en la sierra del Pozo, un lugar muy protagonista en esta web por muchos motivos y todos ellos buenos. Le tenemos una querencia especial a esta impresionante montaña que se define a lo largo de más de 15 kilómetros, desde las tierras blandas y margosas de la cuenca del Guadiana Menor a las vertiginosas y sólidas paredes de los Poyos de la Mesa, ya en el corazón de Cazorla.

Si al atractivo natural y montañero le añadimos una gente estupenda que nos invita y nos acoge, entonces todos los ingredientes para disfrutar de una magnífica jornada de sierra están garantizados.

Una sierra magnífica (fotografía de Joaquín Guerrero Torrecillas)

Nos reunimos en el Molinillo donde confluimos los amigos de la Sierra del Pozo con más gente de diferentes sitios: la Iruela, Jaén, Torreperogil y, por supuesto, el núcleo murciano representado por el comando totanero junto a Juan y Ginesa.

Una vez que estamos todos salimos por la vieja vereda que remonta hacia el collado de los Arredraeros rodeando el Cerro del Enjambre por levante. Hace un día muy bueno, con mucho sol pero sin calor y además la sierra se presenta de lujo, cargada de verde, de flores y agua a reventar.

En un momento dado nos separamos. El grupo de Ángel se va por una senda que han habilitado hace bien poco y que discurre más próxima al cauce del Guadalentín. Nosotros continuamos por la vereda de siempre haciendo más desnivel y distancia. De todos modos, enseguida nos volvemos a reunir en Arroyo Frío.

La idea de la ruta no es hacer muchos kilómetros ni subir muy alto. Estamos aquí para disfrutar del paseo, para charlar y para hacer hambre. El responsable de que vayamos a pasar una jornada estupenda es Paco Kranker, el organizador de este evento. Desde aquí le agradecemos su esfuerzo, su trabajo, su buen humor y, por supuesto, la invitación que nos hizo para compartir esta jornada.

Cartel del Encuentro

En las Acebadillas nos tomamos el bocadillo. Nos sentamos en el prado, Asensio saca sus pelucas y comienza la fiesta. Echamos unas risas y nos disponemos a cruzar el Guadalentín por donde se deje. Un grupo se marcha río arriba para salir al cortijo del Raso todo tieso. Nosotros preferimos conocer una senda de piedra seca muy perdida que regresa suavemente por la margen izquierda del río.

Constantemente echamos la cabeza a la derecha para asombrarnos de los miles de rincones que presenta el Guadalentín con pozas, vaeras, sombras y cascadas. Indudablemente, estamos ante uno de los mejores ríos escénicos del sur, uno de esos raros tesoros como el Tus, el alto Genil, el Aguasmulas, el Chíllar o el Higuerón, reliquias naturales que es preciso conservar, mimar y proteger dándolas a conocer de forma responsable para que seamos capaces de apreciar tanto su fragilidad como su incalculable valor.

El grupo camina cada vez más rápido pensando en la comida y la cerveza y enseguida estamos en la cola de la Bolera. El embalse está como nunca de lleno y nos hacemos las últimas fotos. Finalmente cogemos los coches y nos dirigimos a la Hacienda Sierra del Pozo donde Manuel nos tiene preparado un festín con productos dietéticos como careta de cerdo, costillas, lomos y morcillas.

Primavera

Tras la comida, un rato largo de sobremesa y pasamos a las charlas, las proyecciones y el homenaje al verdadero y último artífice de que hoy estemos aquí reunidos. Éste no es otro que Ángel, más conocido por Sansón. En realidad, este encuentro es un reconocimiento a su labor, a su ilusión, a sus ganas de conocer sierra y, por supuesto, a su pasión por enseñarla con generosidad y sin vueltas.

Nos despedimos nosotros también en esta entrada sumándonos a dicho reconocimiento. Muchas gracias Ángel por compartir con los demás tu pasión por la sierra y tus ganas de conocerla y disfrutarla. Que sigas así por muchos, muchos, muchos años.

fotos

[fotos: Joaquín Guerrero, María del Mar Rubira y el autor]