Antes de entrar en el pueblo nos quedamos en el camping. La chica de recepción no entiende cuando le explicamos que venimos andando. Piensa que lo que queremos es ahorrarnos el importe del coche dentro del recinto. Nos cuesta un buen rato hacerle comprender que no hay coche y que esta desnutrición montaraz que sufrimos y esta fina peste que propagamos no están…

ficha

montañas del norte de burgos, las merindades
finales de agosto de 2010
18 kilómetros
450 metros
5 horas y media
sol, calor
recorrido: ver la ruta en wikiloc

Amanece con niebla espesa y un silencio sepulcral.

Subo a la fuente que está junto a la iglesia para llenar las botellas y hacer la leche del desayuno. Cuando me estoy lavando la cara en el pilón sale el canario de su casa y me da los buenos días. Le vuelvo a dar las gracias por el mechero que ayer nos prestó y entre medias de la conversación entra el panadero al pueblo derrapando en las pendientes y dando pitos.

Tras el desayuno nos despedimos de este rincón tan curioso y protegido en el que hemos descansado muy bien y salimos del pueblo por un camino parcelario hacia Rufrancos. De ahí a Santa Coloma es otro breve suspiro, el mismo que tarda el sol en romper las nubes bajas en jirones y comenzar a castigarnos. Hoy hará calor.


Croquis de la etapa

Desayuno en la iglesia de Quintanilla de Montecabezas

Después del paso por Parayuelo el GR hace un extraño y fuerza su trazado para buscar, en descenso por el arroyo de Imaña, la torre de los Bonifaz y el bonito pueblo de Lomana. Ahí nos detenemos en el bar del pueblo que también es un club social y un hombre muy atento se interesa por nosotros y nos da conversación largo rato. Nos sirve unas cervezas bien fresquitas y, a la sombra de los robles, parloteamos sobre la montaña y esta comarca del Valle de Tobalina que es bien bonita. Resulta que este señor es de Vitoria pero se conoce muy bien la zona así que tomamos buena nota de sus consejos.


Lourdes consulta los mapas

Cuando se marcha a comer a casa nosotros cocinamos pasta y nos tomamos una gran siesta en el pórtico de la iglesia para evitar las horas fuertes de calor. Frías ya se adivina en el horizonte pero no conviene engañarse: todavía está lejos y a casi dos horas de distancia. Mejor afrontarlas con el sol bajo.

Por fin, cuando nos ponemos en marcha, notamos que los grados están subiendo con respecto a otros días. Nos mojamos en la fuente y salimos empapados hacia Quintana María donde nos hacemos un pequeño lío con las señales. Tras arreglar el despiste y atajar por campos de labor recién segados salimos a un canal y avanzamos en paralelo ya en buena dirección.


Tras la siesta en la iglesia de Lomana

El caserío de Frías cada vez está más cerca y notamos que estamos ante un pueblo imprescindible en el que merece la pena emplear una jornada de asueto: sus casas colgadas, las callejas estrechas, el ambiente medieval, el fiero castillo y las inexpugnables murallas… todo ello aderezado por un enclave geográfico excepcional con el río Ebro a los pies del cerro sobre el que se eleva el caserío y las altas sierras que dan paso a Álava y Logroño a sus espaldas.


En paralelo al canal con Frías al fondo

Antes de entrar en el pueblo nos quedamos en el camping. La chica de recepción no entiende cuando le explicamos que venimos andando. Piensa que lo que queremos es ahorrarnos el importe del coche dentro del recinto. Nos cuesta un buen rato hacerle comprender que no hay coche y que esta desnutrición montaraz que sufrimos y esta fina peste que propagamos no están provocadas precisamente por devorar kilómetros cómodamente sentados en un Bentley1Para no hacer publicidad gratuita con marcas conocidas… con el aire acondicionado puesto.


Ya queda menos

Finalmente nos acompaña a nuestra parcela. Atravesamos el camping que es largo de cojones y nos manda a un rincón apartado de todo, sin luces ni grifos ni nada. Se nota que este es un camping en el que no vienen muchos campistas. Todo está lleno de bungalows y caravanas. En fin.

La tarde va cayendo. Antes de ducharnos Lourdes y yo parlamentamos y acordamos que mañana toca día de descanso. Todos los factores confluyen para que sea así: será un día severo en lo meteorológico por la ola de calor2Luego vimos en la tele que se estaban alcanzando más de 40 grados en casi todas las zonas de España… fueron los peores días de Agosto y posiblemente del verano, Frías es un pueblo que bien merece una visita reposada y, finalmente, nos queda justo la mitad para terminar nuestro GR. Pues perfecto: mañana, fiesta.


Día de descanso, como en el Tour

Con esta buena nueva en mente hacemos la colada Lourdes hace la colada, cenamos como reyes comprando viandas ibéricas y yogures artesanos del supermercado y nos metemos en la tienda antes de que caiga la noche por completo. Mejor imposible.

[Ir al índice general del GR85 por las montañas de Burgos — en las Merindades siguiendo la Ruta de los Sentidos]