Ascensión alpina a la Sagra por uno de sus corredores más famosos: la vía Pingüino. Se trata de una actividad más exigente que la subida normal por el embudo y cuya dificultad depende de la cantidad y del estado de la nieve.

ficha

sierra de la Sagra, Granada
diciembre de 2008
920 m
9’3 km
5 h
fresco, estable, anticiclón
corredor algo más complicado que el embudo sobre todo en función del estado de la nieve
pincha aquí para ver el croquis en mapa
ver el track en wikiloc

[Fotografías de Javier Morote]

Vienen las Navidades, desde hace más de un mes no paran de entrar frentes e intensas nevadas que están dejando la Bética como nunca la había conocido por Diciembre.

Estamos nerviosos porque queremos asaltar la banca, el tesoro blanco de la Sierra, la montaña emblemática por excelencia si uno quiere empaparse de nieve hasta las orejas — sin contar Sierra Nevada evidentemente. Nos referimos, está claro, a la Sagra.

Madrugón al canto y a eso de las ocho ya rondamos por los Collados. La montaña presenta menos nieve de lo esperado en la norte porque veíamos la Sur cargada desde los 2000 metros. Al parecer, el fuerte viento de Poniente se la ha ido llevando limpiando las laderas más francas como la del propio embudo. Antes de seguir os pongo ya un croquis del itinerario (la foto, evidentemente, está tomada en otra jornada diferente):

Croquis de la vía Pingüino (foto de Juan Martínez Belchí)
Croquis de la vía Pingüino (foto de Juan Martínez Belchí)

Hoy vamos a hacer la vía pingüino, una actividad más exigente que la clásica ascensión del embudo pero no mucho más. Si acaso, es definitivamente más bonita ya que al principio tienes amplias panorámicas y cuando te encierras entre la roca el ambiente es muy alpino.

Salimos caminando por el carril de los Collados, pasamos por la linde del campo de labor y tras unas primeras cuestas alcanzamos los viejos tornajos donde está la bifurcación a la izquierda hacia la zona del Collado de las Víboras y la pedriza. Nosotros continuamos de frente unos pocos metros más y, apenas 20 metros más adelante, abandonamos el camino principal hacia el embudo para salirnos a la derecha por una vereda menos pisada que nos encarama en la loma Carrillo.



Grandes palas de nieve al comienzo

Desde aquí le tiramos a una pala muy empinada que nos va llevando hacia la base de los contrafuertes por los que nos colaremos. La ladera es inconfundible pues a la mitad de la pendiente encontraremos un par de laricios secos con porte majestuoso. Nos cuesta mucho trabajo ganarle metros porque hay poca nieve, blanda y las piedras asoman dificultando la progresión.

Finalmente alcanzamos la base de los contrafuertes que defienden la zona de cumbres de la Sagra. La idea es buscar el mejor paso — y más sencillo — que se encuentra hacia la izquierda1. Encontramos así un pequeño resalte de roca que sale muy fácil y que con abundante nieve debe estar tapado.



Ambiente invernal

Tras ese primer resalte nos encontramos con una nueva pala de nieve más corta y en mejores condiciones. Aunque está blanda de más, somos muchos para ir turnándonos y abriendo huella. Tras ésta ya se define el corredor perfectamente entre rocas con un ambiente alpino muy atractivo. Y así, casi sin darnos cuenta nos asomamos al sol y a la divisoria principal de la Sagra.

Hace un día excepcional, con una leve brisa del Sur que facilita el despegue de los parapentistas. Estamos un ratito nada más en la cima, lo justo para tomarnos medio bocata, mandarinas y poco más porque en el Moral no están esperando para darnos un homenaje. Así pues, desandamos hacia levante un trozo y elegimos el embudo como vía de descenso.

En resumen, una jornada de montaña magnífica para comenzar la Navidad con buen pie. Feliz 2009 para todos.

fotos

[sep height=”30″]

en la sagra


  1. Debemos remarcar que no hay una única posibilidad. De hecho, es posible que esta vía que estamos describiendo sea la falsa pingüino en lugar de la auténtica. En cualquier caso, ambas discurren prácticamente paralelas y con parecidas condiciones de dificultad. []