portada » montaña y ascensiones » travesías » Cortijos de la Sierra de Segura

Cortijos de la Sierra de Segura

dsc_0254-small.JPG

Bonito pateo saliendo desde Fuente Segura que remonta el carril de los Miradores hacia la Hoya del Ortigal y la Hoya de la Albardía para bajar a la Fresnedilla. El regreso lo hacemos por el collado de los Frailes.


ficha técnica
———
sierra de Segura
junio de 2007
2 días
26 km
1500 m
inestable
ruta de exploración en la que nos volvimos al no encontrar el paso
track no disponible
pincha aquí para ver el croquis

Hay que aprovechar la primavera excepcionalmente húmeda que tenemos, así que el primer fin de semana de Junio nos vamos para disfrutar de la lluvia y la hierba fresca. Así salimos de Cieza donde ha caído una tromba de agua impresionante que nos hizo dudar hasta el último momento y vamos hacia Caravaca para recoger a Bernardo.

Salimos del coche que dejamos en Fuente Segura, donde nace nuestro río. Después de ascender unos metros por la pista principal que asciende hacia los Campos desde Fuente Segura, nos desviamos por un pequeño carril que va ganando altura entre enormes laricios, rocas musgosas y un poniente amenazador con densas nubes. Nuestra intención es hacer un recorrido circular visitando antiguas aldeas y cortijos aunque ya veremos cómo se nos da.

Pero ahora nosotros seguimos a lo nuestro que la tarde avanza y no nos cunde. En cualquier caso, el carril nos va deparando luces mágicas y los charcos en el camino nos indican que la Sierra está a tope de agua, como debe ser. Algunas imágenes me recuerdan a un libro de juventud que se llamaba “Charcos en el camino” de Alan Parker, aunque la temática no tiene nada que ver…

Croquis de la actividad

Croquis de la actividad

En un recodo del carril, se nos aparece esta zona umbrosa y oscura donde reina el silencio de las jumas y la promesa de los guíscanos en otoño. Entretanto, se va haciendo de noche y montamos el tenderete en lo más profundo de una dolina, protegidos del viento. Pensábamos avanzar un poco más pero preferimos asegurar dormir secos y sin muchas “movidas” a pesar de estar todavía muy lejos de nuestros objetivos.

Al amanecer, y tras un frugal desayuno, lo primero que nos encontramos tras una bajada abrupta son los cortijos de la Hoya de la Albardía. Espléndido paisaje serrano humanizado con casas semiderruídas, tierras de labor abandonadas y árboles como nogueras, fresnos y chopos. Mientras tanto, las nubes comienzan a levantarse aupadas por el calor de la mañana. En una vueltona que hace la senda atajamos monte a través hasta llegar al eje de la vaguada donde el arroyo del Hombre recoge todas las escorrentías para despeñarse más abajo del cortijo Cubero. Nosotros vamos alucinando con el verdor, la humedad, el aroma, los colores, los sonidos… Y Salva, como buen biólogo que es, flipa con los árboles que hay por estos lares.

Queremos descender hacia la Fresnedilla y en un momento dado perdemos el sendero hasta el punto de enriscarnos. Frente a nosotros lo que se ve es la impresionante cordillera de las Banderillas y su flanco Oeste. En lontananza se puede apreciar el collado de Roblehondo que es uno de nuestros objetivos (inviables) para el día de hoy. Cuando ya salimos del atolladero vamos a parar a un collado que separa el arroyo del Hombre y el cortijo Cubero de la cuenca del Aguasmulas y la Fresnedilla donde está la señalización del GR7 que une Pontones con Cotorríos.

En la Fresnedilla paramos a almorzar. El día se está quedando casi despejado y disfrutamos del sol y de las vistas. Nos pasamos más de una hora rondando los cortijos de la Fresnedilla y el río Aguasmulas buscando la senda que asciende hasta Roblehondo y no damos con ella. Finalmente, descendemos por la pista a ver si la vemos desde la ladera de enfrente y la encontramos, aunque no vemos la forma de entrarle. En resumidas cuentas, se nos va pasando la mañana y los objetivos se pierden, con lo que nos “conformamos” con regresar por el mismo camino e intentarlo en otra ocasión.

Para regresar volvemos a subir de la Fresnedilla a la Hoya de la Albardía donde reposamos y dormimos la siesta en la tiná de la Hoyas, en el sendero GR7. Con objeto de disfrutar un poco más elegimos un camino distinto. Vamos a seguir el GR7 que se dirige hacia los Centenares a ver qué es lo que vemos por ahí. Si echamos la vista atrás, justo antes de pasar los collados de las Hoyas y del Fraile, podemos disfrutar de una última panorámica de las Banderillas mientras que si miramos hacia adelante nos encontramos con un precioso valle donde se destaca la aldea de los Centenares en primer plano mientras que en el horizonte se recorta el Yelmo.

Como el tiempo apremia, decidimos no pasar por los Centenares y hacer un “to tieso” hacia una zona conocida como “Los Miradores” para retomar la pista por la que ayer ya anduvimos. Finalmente, llegamos de nuevo a Fuente Segura y a Pontones donde, en un garito infame de cuyo nombre no quiero acordarme, nos tomamos unos vasos de leche con café para reponernos de la caminata. Ha sido una delicia disfrutar de la primavera en toda su plenitud y en un lugar como este. Para volver.

fotos

Comenta con tu nombre y correo...

  • http://facebook.com/profile.php?id=100000555198731 José Antonio Pastor González

    Gracias Valentín… con lo del perro te refieres exactamente a las historias de Moss supongo…

  • mati

    si quieres ver el nacimiento del rio segura con agua,pasate ahora

  • http://montanasdelsur.es Jose

    Jale, tenía agua pero en realidad el reportaje corresponde a Mayo de 2007 tal y como aparece al comienzo del texto. Aún así, tienes razón… es muy raro verla con agua.

    Saludos.

  • jale

    Me acabo de enterar que la Fuente del Segura tenía agua en Octubre de 2007, hacía años que estaba seca.

    Un saludo!

Top